La Biblia Sacra

José María Nogales

Desde la creación del Colegio Mayor de San Idelfonso y con él los restantes que en los albores del renacimiento configuraron la Universidad de Alcalá de Henares principalmente bajo los auspicios de Francisco Ximénez de Cisneros, la ciudad se convirtió en un importante foco del pensamiento moderno occidental.

Por vocación fundacional, Teología y Filosofía fueron las disciplinas primordiales. Por necesidad de atender a la administración colonial española, los Cánones y el Derecho adquirieron especial predominio.

La crónica histórica, con Antonio de Solís y Rivadeneira o Pedro Mártir de Anglería, la creación literaria con Calderón, Lope de Vega o Quevedo, hicieron de la Universidad de Alcalá el culmen de cultura en su momento.

Una población, como la de Alcalá que conoció la primera reunión entre Isabel de Castilla y Cristóbal Colón, para hablar de la travesía marítima más importante jamás pensada, y que vivía por y para la cultura y la universidad, y donde la imprenta se constituyó en una de las principales actividades industriales y comerciales.

Fuera de la Universidad vino a nacer una figura singular llamada Miguel de Cervantes, que habría de alcanzar las máximas cotas de la cultura hispana.

Obras como la Biblia Políglota Complutense concitaron en la villa de Alcalá a lo más granado del pensamiento multicultural del momento.

En ese caldo de cultivo se formaron insignes personalidades como Palafox, quienes extendieron por aquellos lugares donde ejercieron sus actividades el verdadero espíritu complutense.

 

Puntos de venta