XUL SOLAR

(1887-1963)

XUL SOLAR

Poema 

Es un Hades fluido, casi vapor, sin cielo, sin suelo, rufo, color en ojos cérrados so el sol, agitado en endotempestá, vórtices, ondas y hervor. En sus grumos i espumas dismultitú omes flotan pasivue, disdestellan, hai también solos, mayores, péjoides, y perluzen suavue. 

Se transpenvén fantasmue las casas i gente i suelo de una ciudá solida terri, sin ningún rapor con este Hades, ques aora lô real. 

Toda esta región rufa densa se montona redor gran hueco ho valle sin fondo, de aire azul gris, do floto en vientos oscuros, con polvareda gente, i otros omes solos ávoides i glóboides. Aqí se flota más upa. I siga fantasmue la ciudá sólida yu i su pópulo. 

Paso luego a mejor vida, gris plata. Yi qierflotan flojue muchos grupos, procesionan o pensan réunidos. Yi bogan nubes con qioscos grises —de nácar, metal, fieltro— con pénsores circunsiéntados. 

Lentue me hallo en cielo leve ciéleste. Su ánimo es de tarde verani, niebli. 

Plantas de a un zigzag se biomuevan i canturrian. Xu color qiervaría de granate a róseo. Están sobrs loma floti del mismo aire más denso, soesfúminse. Yi yuxtavuelan pájaros como huevos pintos, no con alas, sino con muchas cintas. 

Otrur hai muchas columnas color, sin suelo, qe sostienen nube techo: es templo floti en qe oran muchos. Cuando se teocoexaltan se hinchan, xus auras irradian vita, talue qe alzan la nube techo i circunseparan las columnas, i todo se ferviagranda i sanluze. 

Otrur hai obelisco ancho ho torre, bambolea por su base flotifloja. Su primer piso, de libros piedra, encima libros barro, encima libros leña, encima libros rollo, la cima libros. Casi como torre naipes, erízada de cintas papel i banderolas, perivuélada de letrienjambres moscue, yuxtarodeada de qizás mangente vaga estudi. En el poco suelo floti sueñan muchos, yi mérgidos. 

Floto voi allén lejos. Hónduer en niebla plurcambicolor veo ciudá. Sas biopalacios i biochozas, de armazón i pienso. Se pertransforman, se agrandan o achican; ya son de postes i cimbras i cúpulas, ya de muros lisos en parches fosfi, ya pululan en biocúmulos, ya temblequean de andamios seudocristal. Se desplazan, suben, se hunden, se interpenetran, se separan y reídem. 

Casas hai qe arden, flamean upa, pero no se destruyen, se ñe construyen más. Xu fuego es vita, i a mayor incendio, más palacio senancha y crece. Casas hai qe contagian incendian a las vecinas que ídem ídem, y así sextiendan los barrios. Xu yi gente también, coflamea i se coabulta: debe ser ella la causa fuegui, por pensiardor. 

Casas hai qe fervihiervan hasta qe revientan como bomba ho geiser o humo; pero no se ñe destruyen, se circunreconstruyen; xas trozos fervicrecen en sucursales lejos qe alfin se crecijuntan, dismontón torre mahimás, sobre circumbaldío menoimenos. 

Casas hai qe suicrecen en todo séntido, sesgüe, horizue, yuso, upa, gordue; i zumban, chirrian, crujen, disparlan. 

Casas hai qe se atrofian i encojen hasta no verse más, cuando xa gente muertinace a mejor vida en mejor cielo. 

Casas hai de ilusión sobre cerros humo: se cambipierden. 

Entonces abarco el suelo desa ciuda, el qes una sûnnube, qes varios titanes vagos flotiacuéstados. 

Grandes mangas o tubos ñe circunsalgan a lô vacuo: serían cloacas o chúpores, no sé. 

I so esa ciudá hai otra ciudá’l revés, hosca, oscura i lenta qe vive i crece yuso, i sa gente también. El nadir es hondo, hosco, oscuro, brúmoso: qizás el manmundo, algún gran yermo. 

Reveo la otra ciudá upa. Columnatas como cienpiés viaján a distrancos. Son discípulos tiesos, llevan maestros cúpulas, de rópaje ancho techue. A tumbos sobre chusma cieli suifeliz, quierrevuelta en bruma i cuágulos i bocetos de pienso: gelatina menti. Van a lejos, a lô vacuo. 

Veo hai algunas mui moles pagodas de solos libros, qe se incuerpan a xus tantos léctores —que no leen, masbién vitichupan ciencia i sofia. 

Sexpandan, ondulan voceríos de todas las linguas i de muchas otras pósibles. I xas enjambres letras, i marañas glifos, i disfonéticas i copluracentos, como muchos qierhumos, se apartan o juntan, se contramueven o aqietan, en orden o no, forman, reforman séntido i argu siempre neo. 

Estrellas, sólcitos, lunas, lúnulas, luciérnagas, linternas, luces, lustres; doquier se vidienredan a la ciudá se constelan i disconstelan, se qeman, se apagan, cholucen, llueven, vuelan. 

Es un perflujo i reflujo de brisa i flúido i ráfaga i sones i humos olor; la luz percambia, en lampos color, calor, claroscuros, en ánimo. 

Yo ya veicánsalo me aturdo i olvido, disveo. 

Todo palidece, i se borra. Ya parece qentro a mayor cielo qes otra noche, qes luego más noche, qes más, teonoche honda sólida negra, que mantemo i mistiamo; yo me yi exdisolverío. 

Pero algo vago inmenso se interpone’ntre mî i lô teonoche; como gas plurcolor. Se define más, i es un mandivo indefinido, cielidiámetro. Su testa tras mî, sus piés ante mî, en el contrahorizonte, i sus manos sobre mî, ganchipuntitóqinse, son oranje; su rópaje, cambicolor indeciso en parches. 

Sobre su testa florece aora flor luz blanca. Su cuore punzó irradia luz rósea, su pudenda granate’s sólodeluz. 

Sento como qentro al mandivo, qe me yi arrobo. 

Pero ya la llámada desta Terra desde yu me oprime’l pecho cuerpi; i vuelvo a mî mui perpenue. (1931.) 

Visión sobre el trilíneo 

núo hi hial’diáfano pro empiéöme, el signo, grande ante mí, está claro en xeól umbro; escali trépölo, entón encima fórmesele otro signo igual ke también trepö, i hidem ídem, i así muitas vezes asta ke cánsömene, ya mui alti. 

déitöme nel último trilíneo ‘mo en tapíz, i flotö con él. otro tal trilíneo acérkeseme y obsúbölo, i lueg’otro ídem ídem, etcé., nel mismo umbro núbido gris i brun. 

luego penveö prum’planos, i calö ke
son muros de cubicasas masbién celdas poco pesias flotrah sin bamboleo ni choke, con senda puerta i sendo yogi encérrio en san pose, fen’muerio ho entrançio, pro vou hi ai mai’más casas, una sobre otra, pero no cofixas: es brun ciudá o gran convento de santoh solos na niebla, o epi flotro en c’lor’halo, i nun hol c’lumi sin muros, kiz’templo, hai otros kiz’más santos fixos en disniveles nel mismo g’ral san pose, trepi vou, casa sobre casa hasta la última, halti, de cuya’zotea ‘mienze pampo bril’gris fen’ ‘tla sin nada ni nadie, i leqi un crepusc’o clar’gris i róseo. izkiér’ notö çerca otra brun casa ke tiénteme, pues está nova i vacía, pa yi vive p’ra la san ciudá. 

mirö yuso transueli, hi so ai gran trozos disrompios de otro tal pampo en umbro solo, pero preferö sube, i upa flotö hasta kentrö ha otro lis’pampo con crepusc’o jaldo: yi volun’fazö casa clar’bruna con cúpulo, porén no abítöla, pues logo resubö 

ha tercio pampo igual con çircuncrepusco blu, i yi volun’fazö bol’casa brun blúa, y yi métöme i san pósöme. kieru estár más upa i volun’subö tal con casa i too, pero en cierto nivel párömen fus’blu cielo en pax ke mirö desde nel run, i dehsoltö la casa ke ya tro péseme, ke levi caige globi al suelo, pero tampoco ne mejóröme, pues tro pesö altiakí, i no subö más. 

entón eu sóltömel hial’cuerpo ke levi caige pa la bol’a casa, i upa eu entrö pa otro nochí mundo vasto ke sólo mirö circuncerca. sou ray ástrito entre plicruzío de gran
hialos i cristales ke me reflexan leqi, ke me remandan luxedros i disrayos’mo’lali. esto diure dichi, porén no noicálölo: kiz’ke mi propio brilho yoísto no déxemene. 

cho’ entón upasóltöme del ástrito i sou sólo unu nugro fus’puntu, i subö pa otro noche solo do no sentö ni caló nada; es mi propio peke nugro ke impídeme crusti. 

mui viol’puxö i alfín ne resálgöme, ya sin ningún taro ni lembre ni gan’, i sou pur’blis, pues no tenö forma ni limites; ra’ periexpándöme nel cosminoche infinito do too es puedi, hi too yi chi’ pérdese, i nostro mundo es fen’ despuma i mi exvida sólo una bólhita pre crepi, mui yus’. 

pero esa tum bolha mui atráigeme desdese mundo, i zás yi fulmicáigöme, ra’ ensártinmen los varios mis cuerpos asta kes yus’ este mundo, re. (1936) 

Puntos de venta