AMELIA BIAGIONI

(1916-2000)

AMELIA BIAGIONI

De un parpadeo 

De un parpadeo
surge el incendio azul
la dorada levitación
el suave sol-torre volante
cuya profunda ley es la guitarra, donde vivo probando para siempre la ventana que surca cielos
el oro-té que ve lo que veré
y la almohada en su rama
del árbol de la vida. 

De un parpadeo desaparece. 

Otro mundo lo negro 

que sospecho el fondo de nadie el revés
la esfera que también es el cubo 

me rodea. 

Parpadeo.
Pero la trampa sigue. Parpadeo cada vez con más fe. 

Hasta que aprendo que lo negro dura. 

Entonces mis ojos 

quebrando sus goznes se vuelven hacia mí 

tantean con tiniebla mi tiniebla me palpan sin memoria
me aferran fijos
me destrozan ajenos 

aúllan
buscan en mis restos comen
luz.
(De Las cacerías, 1976.) 

Puntos de venta