Arcos del atardecer

(1921-2010)

MAR√ćA MELECK VIVANCO

La hora esta aquí
Cálida y ciega Imperturbable y lúcida 

Su hocico húmedo de perro fiel
cabe ahora en la corola de una mano 

Heliotropos ardidos regresan a la escoria del océano Nubes en cíngulos acompañan su roja cabellera 

La hora profética ha mellado la memoria del sueño Besa mortalmente nuestros ojos 

Vulnera nuestra piel desconocida
Niña-Luz que huérfana se deleita con antiguas monedas 

elevando conjuros en un aire que embriaga como el aliento de los pinos 

Amor se yergue en el mástil del verano
Se encarama y vibra Fructífera y sucumbe 

Revela su furor y calla
Deja mortajas de éter encendido 

bajo los arcos del atardecer Y la gran Verdad eclosiona 

Engendra en las venas su prole silenciosa y luego estalla en helechos 

sacudiendo los manantiales del origen. 

Puntos de venta