Puertas abiertas

(1934)

FEDERICO GORBEA

Templado aquí dentro, este peregrinaje va prodigando lo que todo andar exige para su vuelo. 

Lo justo, que es poesía, y lo vasto del guía, tornan creíble esa realidad sólo abrigada 

por el alma, sólo con huellas de su tacto. 

Así pronunciado el pensamiento o su sentido natural, 

se abren las puertas que guardan a otro ser vulnerable. 

 

Doble vista 

Contemplación activa entre buscadores del afrodisíaco que reemplace la instancia 

de sus venas. 

Imagen que inspira sus propias leyes, sus propios locos, 

la forma recelosa y ávida de pájaro que grazna antes de la tormenta. 

Puntos de venta